jueves, noviembre 11, 2010

Llegó la F.

Llegó por fin la fuerza en una F. Muchas hubieran seguido el camino cursi de una F de felicidad, o lo jocoso de una F de feo, lo tibio de un olvido casi frío o el frío de noviembre ya casi a la mitad...  Es una lástima que madurez no tenga F para fraguar con broche de oro un adjetivo que en ti misma sería redundante. Hoy no esperaba sólo un suspiro veloz, sino un rebaño de conciencias en alertas y ese ventanal abierto a la fragancia de un crepúsculo que espera sin consuelo, la fuerza de dos amantes que dispuestos a flotar en éxtasis, llegaron a donde quieren.

Sería difícil no ser “feliz” a tu lado. Sería increíble no “fluir” en tus caricias. Sería injusto “falsear” la realidad de tu presencia, ignorar la “franqueza” de tus besos. Sería imperdonable no degustar en la mente las curvas de una “figura” casi perfecta, no recrear la  “firmeza” de tu piel, “formatear” los momentos de locura que toda tú regalas en cada entrega.

Feliz y afortunado soy aunque parezca repetitivo. Fuerza sobra para lograr lo que queramos. Fortaleza tenemos para desenvainar la espada y quitarnos del medio hasta, quien vestido de ángel o de amigo, venga a hacer temblar nuestra quietud. Firmeza ante la desventura, ante las dudas, ante el indomable verdugo que pretenda hacer polvo nuestras conquistas.

Hay un Dios que nos protege, un bando de ángeles que nos guían y una F que fortalece cada día nuestro amor.

Son casi la 1 am. Hay frío y yo tengo calor solo de pensarte.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot