domingo, agosto 29, 2010

Amores que no duelen.


Cuando estoy a tu lado los segundos toman otro significado. El tiempo parece encapsularse, el  sol no quema, la lluvia no moja, el viento no asecha con esa fuerza destructiva, el vino se vuelve más añejo y su néctar traspasa las fronteras del buen gusto. Estar contigo significa vivir para disfrutar que estamos vivos, que sentimos y podemos hacer lo mismo que hace más de veinte años, porque el amor existe y porque sabes enseñarme que amar es mucho más simple que negarse a hacerlo.
Amarte a ti ha sido diferente. Amarte representa la madurez un sentimiento, el ocaso de dolores residuales, un diluvio de pasiones en donde el arca es nuestra cama y nosotros la especie a conservar. Amarte es navegar sin mal tiempo, sin tormentas, ni mareas que provoquen celos calculados. Amarte ha sido el renacer de entre cenizas ya olvidadas y valorar que afortunados somos los que amamos. Amarte le ha dado vista a mi ceguera, oído a mi sordera y movimiento a un cuerpo que se creía inamovible. Amarte me ha devuelto la osadía para dejar de ser un ser enfermo entre normales.
Amarte me ha convencido que existen amores que no duelen, amores que engrandecen, amores que se basan en lo puro, amores que ennoblecen, amores que dan fuerzas, que respetan, que caminan de la mano sin necesidad de adelantarse ni pensar que están en una competencia. Amarte ha sido lo mejor que me ha pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot