viernes, julio 23, 2010

Retrato de Mujer

¡Es la primera vez que te tengo de esta forma entre mis manos! ¡Qué ironía! Aunque realmente creo que con una es más que suficiente. He podido percibir la misteriosa magia que tiene el cuerpo femenino para irradiar todo lo que lleva por dentro. Puedo dibujar toda tu historia.  Desde ese día en que asomaste tu cabeza para cambiar la forma de respirar y conocer el aire que hoy llena tus pulmones, o el componente que lleva tu sonrisa, o simplemente el conjunto de sensaciones que recorren tu cuerpo cuando explotas al amar.
En esa osamenta bien erguida he tocado tus enigmas. Puedo sentir tu frente húmeda aún por el bautizo, cálida como tu piel, desafiante y siempre fresca que habla con un gesto o muestra esa enorme vena que dibujas en su centro cuando algo te preocupa. Luego bajo a tus ojos que solo descansan cuando duermes. Casi negros, casi pardos, siempre alegres, que guardan más de una mirada fulminante de aquellos intrusos que quisieron desnudarte con la vista o de otros que alguna vez te desearon. Incluso, todas aquellas miradas que tú misma lanzas cuando algo te disgusta o te agrada, y más aún, todas aquellas que me lanzaste cuando pensabas aquellas cosas horribles que creías de mí o te delatabas mostrándome algún deseo que en esos tiempos parecían imposibles. Después toco tu boca que esplendida reposa mostrando siempre una sonrisa. ¡Qué labios! Gruesos, perfectamente delineados y siempre bien pintados que emergen húmedos por el simple rose de tu lengua. Lengua que regala sensaciones, que lubrica palabras y que lleva impregnada en su textura el olor y el sabor de mis besos. Besos que imagino terminados, llenos del lenguaje que tú has bautizado como el lenguaje del amor. Amor que surgió espontaneo y nítido, sin fuerzas ni estrategias malogradas, sin actuaciones ni mentiras, mostrando a cada quien en su más autentica forma de ser. Ser que se despoja de lo malo, de las pesadillas y de toda atadura del pasado. Pasado que ha muerto en el lodo ennegrecido de un olvido. Olvido que engrandece el presente. Presente que llegó para quedarse.  
Ahora que te tengo aquí entre mis manos, mirándote a los ojos,  estoy casi seguro que no eres uno de esos simples sueños. 
Cierro mis ojos. Desaparece tu imagen manteniendo a los lejos tu sonrisa, aunque todavía sostengo entre mis dedos esta foto. Simplemente una foto. Profundamente, tu foto.


Son la 1:43 am. Pobre gallo, no tiene quién le limpie el pico, para ir a la boda de su tío Perico.

1 comentario:

  1. por el simple rose de tu lengua. Lengua que regala sensaciones, que lubrica palabras y que lleva impregnada en su textura el olor y el sabor de mis besos. Besos que imagino terminados, llenos del lenguaje que tú has bautizado como el..............me encanto esta estrofa...bellisimo lleno de placer..=)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot