jueves, junio 03, 2010

Confesión VI

Te esperaré amor, te esperaré
cuando el tiempo se ilumine en el camino,
cuando diga que justo es el momento,
cuando lo gris se torne rojo
y lo blanco se desdoble en sus colores,
cuando el viento no traiga ecos fantasmas,
cuando la luna sea una sola luna
y no comparta con otra el espacio que es de una.

Te esperaré amor, te esperaré
cuando mis letras se desborden en tu pecho,
cuando no haya que esconderse de murmullos,
cuando en la risa no aparezca nunca el llanto,
cuando del mar nos llegue su bravura
para enfrentar librarnos de ataduras,
cuando el sol queme los quebrantos
y los dioses se regresen a su Olimpo.

Te esperaré amor, te esperaré
porque me llevas y te llevo muy adentro
porque aparezco aunque trates de evitarlo
porque me piensas cuando él se ausenta en tus anhelos
porque de mí llenas tus sueños, tus noches, tus desvelos
porque de ti inundas mis ocasos
sean rojos, naranjas o hasta escasos.

Te esperaré amor, te esperaré
en cada verso que nazca en esta espera
en cada beso que dediques a mis besos
en cada encuentro clandestino
en cada noche que nos roben
en cada entrega en que sin cuerpo estemos
porque estamos.

No lo dudes, te esperaré
porque sé que tú también esperas.

6 comentarios:

  1. Me mataste de gusto.Me identifique de principio a fin con tu poema¡Cuanto amor!¡Precioso!
    Un abrazo
    Ximena

    ResponderEliminar
  2. Y vos felicitas a los demás?...menos que sos aprendiz!
    "porque me piensas cuando él se ausenta en tus anhelosporque de mí llenas tus sueños, tus noches, tus desvelos"

    Si alguien me escribiera ésto, creo que ese ÉL desaparece de la faz de la tierra jajaja.
    No creo que haya podido tener el varlo en su momento. Pero este amor de entrega me mata...llegás al corazón de una mujer hasta perforarlo.
    Ojo que si hay infartos masivos en Blogger, ya se a quién culpar.
    Miles de besosss

    ResponderEliminar
  3. Que hermosos estos versos. Son realmente refrescantes.

    ResponderEliminar
  4. Excelentemente utilizado el recurso de la anáfora (y más cuando de esperas se trata), lleva una cadencia que sumerge en la lectura y no permite que uno se quiera soltar hasta leer el punto final...es un poema de amor donde se palpa el sentimiento y bien vale servir una copa de vino por esta espera.

    (Disfruto leerte).

    Anna Francisca

    ResponderEliminar
  5. Anita, que bueno que apareciste... ya te extrañaba

    un abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot