miércoles, junio 30, 2010

Hasta mañana.

El ayer se esfuma como humo en el viento. Viento sin colores que te daba quimeras. Quimeras que volaban edificando futuros. Futuros que tú sabías que eran inalcanzables.

El hoy crece sin tapujos ni engaños. Engaños sepultados en mazmorras de olvidos. Olvidos que dan paso a un presente instantáneo, sincero, espontaneo, sin trucos, sin histerias prefabricadas, sin dinero que sustituya a espacios no dados ni a tiempos no invertidos.

El hoy es único. Colmado de sueños. Alcanzables. Tangibles.

Mañana, será otro día. Pero estoy seguro que en ese momento en que sea vivido, dejará de ser futuro y será presente. Será hoy. Será único. Como este instante en que te digo hasta mañana, pero aquí sigues todavía. 

Es la 1:29 Am. Ya falta menos. No desesperes.

domingo, junio 27, 2010

Sensaciones de cuerpo presente.



Anoche tu cuerpo temblaba entre mis brazos,
tus carnes gemían desde adentro,
tus ojos se perdieron en lo lejos,
tus labios sangraban con mi esperma,
tu lengua quemaba sobre mi piel tatuajes,
tus pechos trazaban en el mío promesas,
tus uñas grababan orgasmos en mi espalda,
tus piernas palpitaban rodeando mi cintura,
tu sexo gritó despavorido
que a mí llegó para en mí quedarse.

Anoche conociste cosas nuevas:
Que el ayer, hoy es una simple historia
que el presente, son esos momentos que vivimos,
y que el futuro, ya tiene nombre y apellidos.

Anoche, entre gritos, gemidos
y una atmósfera de orgasmos y lujuria,
Fuiste tú, fui yo, fuimos los dos.

Anoche, escribimos nuestra historia.


Son las 3:49 am. Escúchelo bien, porque no lo voy a decir dos veces: Te amo.

jueves, junio 24, 2010

Filosofando.

La vida nos pone pruebas duras
nos castiga pero nos hace grandes,
nos sacude y también nos reconforta,
nos evalúa para ver cuánto aprendemos,
nos impone, nos deja ser, nos da el libre albedrío
para que uno tome nuestras propias decisiones.

Al final somos lo que queremos
con errores o con virtudes
y viviendo una sucesión de pruebas de vida,
que nos pone en la cima o en el fondo.

Lo importante es intentarlo
Y no arrepentirse de no haberlo hecho.
La vida nos pone pruebas duras
Pero solo así se llega a la cima.

No dudes, todo saldrá bien.
Siempre habrá una luz en el camino,
No bajes los brazos, la vas a alcanzar.

Son las 2:40 pm. El universo está de nuestro lado.

miércoles, junio 23, 2010

Confesión VIII.



Mis noches ya son completamente diferentes.
mis insomnios tienen ya otros significados,
los sueños fluyen con mística alegría
porque en ellos siempre brotas
tierna, silenciosa y elegante,
desvelándome para simplemente recordarte.

¡Cómo no recordarte en cada insomnio!
Si es imposible deshacerme de tu olor,
olvidarme de tus besos,
ignorar cada gemido que se escapa,
borrar el sudor corriendo por tu cuerpo,
o tu voz confesando un sentimiento.

¡Cómo no recordarte en cada insomnio!
Si el simple acto de tenerte me hace libre
Si el libre acto de tenerme te hace fuerte.

¡Cómo no recordarte en cada insomnio!
Si siento que la vida se te escapa en cada orgasmo
si siento que mi vida se hace nueva en cada encuentro.

Son las 8:55 am. ¿Quieres que te cuente un cuento?

lunes, junio 21, 2010

Exorcismo


Ayer hubo de todo.
Un perro ladró en la mañana
mirando hacia arriba,
oliendo demonios y
espantando fantasmas.

Un lobo aulló
sin luna llena,
devorando  conjuros
exfoliando energías
haciéndose justicia.

Un lindo gatito
salió de su cueva
publicando su estirpe
escondida por meses.
Y luciendo sus garras,
exhibiendo sus fuerzas
e imponiendo su furia
dejó de ser manso
y se mostró salvaje
dejó de ser gato
y se reconcilió con el tigre.
  
Ayer hubo de todo.
Un ídolo se cayó de la cima,
una princesa se convirtió en reina
y un plebeyo se apoderó de su reino.

Ayer el cielo se vistió con sus mejores galas
para que ella (la reina) lo tocara con sus manos.


Ayer valió la pena el exorcismo.

Son las 12:30 pm. El tigre aún tiene hambre. 

lunes, junio 14, 2010

Confesión VII.


Aún llevo el olor a tu sexo en mi sexo,
aún siento tus uñas clavadas en mi piel,
el néctar de tus labios
impregnados en los míos,
la fuerza de tu mirada
clavándose en la mía.

Aún escucho tu silencio
confesando deseos,
expresando alegrías,
compartiendo ilusiones.

Aún la tenue música
que nos llega de lejos
se pierde ante la intensidad
de tus gemidos.

Aún no me quito todo
lo que sobre mí dejaste de ti:
tu piel mojada por las olas del lago,
la brisa batiendo tu eterna alegría,
las copas de brandy,
tu cuerpo desnudo rociado por mi aliento,
los trece lunares que adorna tus pechos,
las cuarenta estaciones que soportan tu vida,
las miles de respuesta que nunca dirás.

Aún no sé nada,
aún no hace falta,
porque sin respuestas te tengo
y sin respuestas siempre me tendrás.






jueves, junio 10, 2010

Recompensas.

Es innegable que a veces la vida nos llena de esas recompensas a las que aspiramos algún día llegar. Y las palpamos, las olfateamos, las saboreamos, las disfrutamos y hasta sentimos la enorme satisfacción de ver realizada una quimera. No es nada malo, aunque los detractores del amor afirmen lo contrario. 

Soñar, suele ser el pan nuestro de cada día. El combustible al corazón. La simbiosis entre lo no tangible y lo tangible. El fruto de una vulnerabilidad que funciona como un filtro a lo que llega. Más aún si lo vivido o lo que se vive, dista de ser lo deseado. Entonces, si la recompensa llega y nos remueve la estructura, las fuerzas que creíamos perdidas se alistan más fortalecidas para emprender el camino a lo que hemos fijado como meta.

Un día, pensando en esta recompensa me dije: 

Vulnerable estaba el día que llegaste 
y es verdad que llegué tarde. 
Vulnerable estabas el día que llegué tarde 
y es verdad que aún así me recibiste. 
Vulnerable estábamos el día que la vida
nos puso tarde en el camino 
pero más cierto es 
que si no lo hubiéramos estado 
nuestros caminos no se hubieran encontrado.


Gracias a esa tardanza, hoy puedo decir “te amo” sin que me tiemble la lengua y no solo lo puedo decir sino también que tú lo sientes. Y no solo lo sientes, además los disfrutas, lo vives a cada momento y lo mejor de todo es que recíprocamente me entregas lo mismo.

La vida nos puso al fin la recompensa. Lo suficientemente tarde para encontrarnos con realidades no fáciles de derribar, pero al mismo tiempo, lo suficientemente temprano para saber que estábamos hechos el uno para el otro.

Gracias a la vida doy porque te tengo.

Son la 1:49 am. ¿Quién dijo que me iba?

lunes, junio 07, 2010

Acomodo


Anoche el mar fue el único testigo y
sus tibias aguas prepararon el momento.

La lluvia se llevó lo feo,
borró fantasmas,
desbancó a los dioses,
mutiló a los brujos.
La lluvia dejó la dicha
y con cada gramo de vapor
que desde el mar salía
embriagaban sus cuerpos con lujuria.

Anoche el rey tomó su trono,
la reina se sintió como reina,
el universo acomodó una cosa más en su lugar.

jueves, junio 03, 2010

Confesión VI

Te esperaré amor, te esperaré
cuando el tiempo se ilumine en el camino,
cuando diga que justo es el momento,
cuando lo gris se torne rojo
y lo blanco se desdoble en sus colores,
cuando el viento no traiga ecos fantasmas,
cuando la luna sea una sola luna
y no comparta con otra el espacio que es de una.

Te esperaré amor, te esperaré
cuando mis letras se desborden en tu pecho,
cuando no haya que esconderse de murmullos,
cuando en la risa no aparezca nunca el llanto,
cuando del mar nos llegue su bravura
para enfrentar librarnos de ataduras,
cuando el sol queme los quebrantos
y los dioses se regresen a su Olimpo.

Te esperaré amor, te esperaré
porque me llevas y te llevo muy adentro
porque aparezco aunque trates de evitarlo
porque me piensas cuando él se ausenta en tus anhelos
porque de mí llenas tus sueños, tus noches, tus desvelos
porque de ti inundas mis ocasos
sean rojos, naranjas o hasta escasos.

Te esperaré amor, te esperaré
en cada verso que nazca en esta espera
en cada beso que dediques a mis besos
en cada encuentro clandestino
en cada noche que nos roben
en cada entrega en que sin cuerpo estemos
porque estamos.

No lo dudes, te esperaré
porque sé que tú también esperas.

miércoles, junio 02, 2010

Confesión V.




Nadie escarmienta por cabeza ajena. Amor, amor, amor. ¿Qué es? ¿Alguien sabe? «Sí - me responde una voz detrás de mis oídos.- Cuando lo encuentres te lo digo. Adelante, vístase de hombre.» Y ahí voy y me visto como el más audaz e intrépido cazador. Oigo, palpo y vivo la historia. Toda su historia. Y la fundo con la mía y me mezclo hasta donde no podía mezclarme. Nadie lo impidió. Nadie declamó un significado. Nadie huyó. Nadie tuvo miedos. Vivimos, sentimos, reímos, gozamos, nos entregamos hasta la saciedad y lo que tal vez debió durar lo que dura una aventura, vivió días, semanas y todavía vive. Su aroma se impregnó en mis pulmones. Su sabor se incrustó en mis anginas. Mi aliento se mezcló con su sangre. Su voz ahora habla en mi conciencia. Sus manos se quedaron marcadas en mi espalda y su sexo tatuado en mis entrañas. 

Y día a día sucede lo que hoy. Despierto enredado entre sus sabanas de seda viendo un rostro que sin maquillar es mucho más que hermoso y me doy cuenta que dentro de mí todo ha cambiado.

Son las 11:45 pm. Veo la luz en el camino.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot