viernes, mayo 14, 2010

Simplemente volar.


― ¿Cómo lo imaginas? ― te pregunté.
― Quiero volar. ¿Y tú?


Besos. Besos suaves,
estudiosos, sensuales,
provocadores.
Besos incitadores del pecado.
Besos que desnuden tu alma.
Besos ardientes.
Besos que no se quiebren
ante el cálido aliento de tu sexo.
Besos que transporten
y eleven tu cuerpo junto al mío.
Besos que te surquen 
el tatuaje imborrable
que marque para siempre
este momento.
Besos que te besen por dentro.

Caricias que te arrullen,
que te muevan,
que remuevan cada parte interna de tu cuerpo
desdoblándote en esas musas que tú anidas,
que más que inspirar a un simple poema,
incitan momentos de lujuria.
Lujuria que traspasa la cordura
de un simple mortal que muere por tenerte.

Miradas llenas de todo.
De ternura y de deseos,
miradas sin miedos y
llenas de preguntas
que alcancen
su respuesta en cada
sensación que provoquemos.
Miradas de hazme tuya,
no te demores.
¡No puedo más!


― ¿Se puede pedir más? ― Me preguntaste.
― Mejor no pidas. Siente. Voy a hacerte mía.
― Ya siento que vuelo. ¿Y tú?

______________

Sin hora. Desde aquí arriba no veo el reloj.

(c) derechos reservados
Código: 1102238560628
           Fecha 23-feb-2011 10:02 UTC

5 comentarios:

  1. Mirache, que lindo poema... vuela muy alto y sin retorno hasta alcanzar los anhelos de la vida, la felicidad codiciada y el placer de la existencia.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. una sincrónica danza y un resultado pleno
    Felicitaciones

    ten un precioso fin de semana
    besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carlos:

    Yo tampoco me preocuparía por mirar el reloj. ¿Para que dañar un sublime momento?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Vaya amigo, se puede ser poeta a pesar de ser ardiente...verdad?
    un abrazo fuerte, no vayas al trabajo, quédate allí....

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot