lunes, mayo 03, 2010

Noche de Luna.


Anoche, vimos la salida de la luna.
Enorme, esbelta, sonriente.
Nítida blancura que emergía,
tras la mole de un volcán
que jugaba en sus adentros,
palpitando suspiros en sus descargas
y rociando cenizas con vapor.

Tú lucías radiante.

Anoche, me preguntaste
¿Qué era lo que más me gustaba de ti?
No hizo falta buscar en mis respuestas.

Tú lucías hermosa.

Me gusta tu sonrisa,
la forma en que me miras
el brillo de tus ojos
el néctar de tu aliento
el como hablas con un gesto
y el como tocas sin tocar.

Tú brillabas como la luna.

Anoche, no hizo falta nada más.
La luna subió a lo más alto en su camino,
más blanca,
más tibia,
más alegre,
mostrando tu rostro en su blancura.

Tú, inesperadamente me pediste un beso.

Son la 1:20 am. Y no estoy soñando.

3 comentarios:

  1. Estoy convencido de que ese beso sería suave, dulce, tierno, apasionado, como la luz de la luna.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Que bonito. Yo también lo hubiera pedido en ese escenario. Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  3. Versos sentidos y con ese toque romantico que te caracteriza.Me gustó
    Un abrazo
    Ximena

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot