miércoles, abril 07, 2010

Despedida.



Si ya no escuchas

Si ya no hablas

Si ya no ves

Si ya no sientes

¿Cómo decírtelo al oído?



No dejes que las palabras se las lleve alguien

a ese inmenso confín de olvido y pena

en donde el sordo se ríe de los mudos

porque sabe que es imposible oír lo que no se puede decir.



Si ya no ríes

Si ya no juegas

Si ya no bailas

Si ya no eres

¿Cómo decírtelo al oído?



No dejes que te aplasten la autoestima

a ese negro confín de hastío y odio

en donde el verdugo se ríe de sus victimas

porque sabe que maneja hilos a su antojo.



Si ya no quieres

Si ya no amas

Si ya no puedes

Si ya eres nada

¿Cómo decírtelo al oído?



Mejor, corre y vuelve a nacer.





1 comentario:

  1. Desgraciadamente cada vez hay más gente como tu poema, que deja de escuchar, hablar, que ni siquiera ve porque sus obligaciones y preocupaciones no le dejan. Ya no recuerdan lo que es bailar, jugar y reir. No tienen tiempo para amar.

    Dejaron de "sentir", de "ser" y se convirtieron en "nada", en autómatas siguiendo una línea que les pintó en el suelo un sistema.

    Pero seamos optimistas y fijemos nuestras miradas en todos aquellos que seguimos sonriendo, sintiendo la vida y bailando bajo la lluvia...

    Me encantó tu poema.

    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot