viernes, abril 23, 2010

Así fue.


Anoche me hiciste soñar despierto. Dos palabras bastaron y la espesa noche dejó de ser oscura. Un monosílabo borró días de incertidumbre. No hizo falta inventar sueños ni personajes de ficción. No hizo falta exteriorizar la historia para conseguir adeptos y me hiciste reafirmar la idea de que El universo reacomoda los eventos y coloca cada cosa en su lugar. La noche dejó de ser inquisidora imponiendo insomnios de tormentos.

Anoche bastó el roce de una mano para que se abriera un telón de confesiones. Confesiones sin palabras, sin promesas, sin condiciones. No hizo falta alabanzas ni pedestales de hielo. Sólo hizo falta lo que usamos, lo que vivimos, lo que traspiramos.

Anoche, volví a nacer.

1 comentario:

  1. Te leí y me encantó, sobre todo donde dices "...El universo reacomoda los eventos y coloca cada cosa en su lugar..."Coincido totalmente hay cosas que suceden y no hay nada ni nadie que pueda detenerlas porque el universo manda y sabe aquello que nosotros aún no sabemos...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot