viernes, abril 30, 2010

Buena señal.



Hoy mi corazón tembló,
mi voz quebró,
mi vista se nubló,
mi lengua enmudeció,
pero mis manos no sudaron
cuando tuve contacto con tu piel.

Son las 7:30 pm. Me alisto para irnos de viaje.

Y se convirtió en real.


Anoche en mi  cama,
con los brazos entrecruzados
y la vista fija al techo,
me hice el firme propósito de encontrarte.

Cerré los ojos y balanceé mi cuerpo sobre mí,
tratando de que el deseo de tenerte cerca
Se convirtiera en tu imagen absoluta.
Frustrada esta posibilidad
Abrí los ojos
Y entre las sombras de una imagen borrosa
se alzó tu figura sonriente…

Poco a poco, todo
se fue volviendo nítido,
y vi entonces
tus ojos
tus labios
tu rostro
tu cuello
tus brazos
tus piernas
y uniéndolo todo
como piezas de un rompecabezas
te hice real…

Anoche en mi cama
dormimos abrazados.

Son las 00:42 am. Estoy perplejo.

jueves, abril 29, 2010

Imaginando.



Me he cansado de dar vueltas en la cama.
Sigo imaginando todo lo que tenga que ver contigo,
tu olor,
de ese que no sé nada más que lo que llega en un abrazo.
tu sabor,
ese que me da tu estilo al decir lo que piensas y como lo piensas.

Sólo tengo tus palabras,
esas que me remueven,
me suben
me dejan caer,
me trasportan,
a ese lugar donde no hay mas que mis ropas,
pero que huelen a ti.


Son las 9:14 am. Mi cama sigue desarreglada.

miércoles, abril 28, 2010

Esperaré.




He visto desde mi escondite tu regreso
(le dije en voz baja a un sentimiento)
Vibra la piel de mis adentros,
y suenan las señales que me anuncian
que arde mi cuerpo en tu presencia.
Y me repito:
Esperaré.

Esperaré que un día tú me busques,
esperaré con calma todo el tiempo,
esperaré que me digas te deseo,
esperaré que recorras mis anhelos,
esperaré que me beses muy adentro,
esperaré la llama que nos prenda,
y entonces, ese día gritaré
que valió la pena la espera.

Esperaré...
Me pongo de pie, no para irme,
sino sólo para esperarte.

Son las 10:21 pm. Escucho sin daños a terceros.

Imagen.


Me acuesto y justo en ese momento 
ha aparecido tu imagen. 
Tierna imagen 
posando en mi agonía 
pero firme en su propósito 
de hacerme sentir que estoy soñando. 

Inocente imagen, 
que trata de arrullarme 
susurrando una canción de cuna. 

Sugerente imagen 
que se ríe al ver como se me enchina la piel 
con el simple juego de sus dedos acariciando mí rostro. 

Juguetona imagen 
que me susurra al oído: 
Ya duerme, que yo soy solo eso, 
una simple imagen.

Son las 1:38 am. ¿Qué crees?... No hay alacranes.

martes, abril 27, 2010

Tu mirada.



Hoy descubrí mucho en tu mirada
En primera instancia:
No puedes:
negar lo que deseas
ocultar que algo palpita
esconder que estás pensando
esquivarte de mis ojos.

En segunda instancia:
Sé que quieres:
que te bese
que escuche tus latidos
que sepa que estás pensando.
que te mire fijamente.

En tercera  instancia:
Prefiero que lo que sigue lo digas tú.

Son las 12:53 am. Sigo pensando en tu mirada.

lunes, abril 26, 2010

Entre tangos y boleros



¿Cómo puedes ser tan impredecible? Me sorprende y al mismo tiempo me gusta que tengas esa capacidad para dar alegrías envueltas en “sorpresas”. Sorpresas que saben a miel, que dejan huellas.
¿Cómo puedes ser tan valiente? Me sorprende y al mismo tiempo me estremece esa osadía de lanzarte a una aventura sin saber si eras tú quien podría resultar la sorprendida. Lo bueno es que percibiste que no habían riesgos que echaran por tierra tus verdaderas intenciones. No sé quién te habrá dicho que la invitación era justamente para ti. Quien haya sido, bendito(a) sea.
No hubo mucho que decir más que un “estoy aquí porque quiero conocer tu cama” y la noche enrojeció de tanta dicha. Las paredes vibraron en plena resonancia con el armónico vaivén de nuestros cuerpos.  El clima traspasó el umbral de lo caliente y el sudor dejó de ser sudor para que mis besos al tocarte se convirtieran en orgasmos.
Anoche, entre tangos y boleros olvidamos que llegamos tarde a nuestras vidas.
Son las 11 am. Degusto un café fuerte y un Habano.

domingo, abril 25, 2010

Un tango.



Hoy quiero invitarte a un paseo
y te aseguro que será tan simple
que no tendrás que sentir miedo.

Cuentan de un lugar que sin ser lujoso
las cosas parecen diferentes
dicen que ahí el hielo quema
y que el sudor refresca,
dicen que la pasión no falta,
los besos sobran,
las caricias se multiplican
y la ropa no hace falta.

Hoy quiero invitarte a mi cama.
Hoy quiero sentir tu piel calentita.

Son las 12 m. Escucho un tango.

Un tango.



Hoy quiero invitarte a un paseo
y te aseguro que será tan simple
que no tendrás que sentir miedo.

Cuentan de un lugar que sin ser lujoso
las cosas parecen diferentes
dicen que ahí el hielo quema
y que el sudor refresca,
dicen que la pasión no falta,
los besos sobran,
las caricias se multiplican
y la ropa no hace falta.

Hoy quiero invitarte a mi cama.
Son las 12 m. Escucho un tango.


-

sábado, abril 24, 2010

Un bolero.


No sé como le haces,
pero cuando por un instante
apareces en mi mente,
un bando de musas
se apoderan de mis dedos
y tengo que salir corriendo
hacia el teclado.

No sé cómo lo logras
pero todas mis neuronas
se activan de inmediato.

No sé cual es tu arte,
pero las sensuales
curvas de tu cuerpo,
tu provocadora mirada,
tu insinuante sonrisa
y esas mágicas manos,
me desnudan el alma,
me secuestran a cuenta gotas
y me conducen hasta tí.

Llegaremos juntos al punto de partida.
Siempre habrá desatinos y amenazas.
No hay miedo.
Ya no existe el miedo.
¿Caminamos de la mano?

Un universo nos espera.

Son las 9 pm. Escucho un bolero.

Sensaciones remotas



Hoy desde que amaneció te vi muy sexy. Creo que desde que te conozco no lo había notado tanto como hoy. Y no me refiero al simple hecho de ponerte una linda ropa y que la sensualidad te brote y eso te haga ver ante los demás una mujer exageradamente sexy..., ¡no, no y no! La cosa es más complicada. Hoy tu sexualidad se derrama por tus poros. Lo he olido. Por ejemplo te has mojado mientras te leía el último poema que escribí para ti. Has sentido incluso que la piel se te enchina con el simple y raro hecho de imaginar mis dedos acariciando tu entrepierna. Has llorado de rabia al no tenerme a tu lado cuando cerrando los ojos pudiste sentir como posaba mis labios en tu vientre. Hoy todos tus jugos saturados de mi sexo, brotaron como roca fluida y chorrearon como lagrimas de un sexo que llora porque quiere más. La verdad hoy te he sentido extraordinaria, porque desde aquí, mirando como te recreas abrazándote a tu almohada, te estoy mandando mis besos que al tocarte se convierten en orgasmos.

viernes, abril 23, 2010

Así fue.


Anoche me hiciste soñar despierto. Dos palabras bastaron y la espesa noche dejó de ser oscura. Un monosílabo borró días de incertidumbre. No hizo falta inventar sueños ni personajes de ficción. No hizo falta exteriorizar la historia para conseguir adeptos y me hiciste reafirmar la idea de que El universo reacomoda los eventos y coloca cada cosa en su lugar. La noche dejó de ser inquisidora imponiendo insomnios de tormentos.

Anoche bastó el roce de una mano para que se abriera un telón de confesiones. Confesiones sin palabras, sin promesas, sin condiciones. No hizo falta alabanzas ni pedestales de hielo. Sólo hizo falta lo que usamos, lo que vivimos, lo que traspiramos.

Anoche, volví a nacer.

miércoles, abril 21, 2010

Erupción.


Hoy quiero que sin estar a tu lado, puedas tocar un pedacito de cielo. Cierra los ojos y déjate llevar.

Recorro con la punta de mis dedos el universo de tu cuerpo desnudo, tratando de descubrir el punto exacto donde estalle ese volcán que almacena tu lava, lava que quiere emanciparse desbordando pasiones comprimidas. Lava brava que hierve bajo esa piel que percibe ya mi aliento susurrando tras tu cuello que se esfuerza para ofertar más superficie.

Mis dedos tallan señales en tus pechos, barrenan con ternura allá en su cima para cuando emane de tus pezones el fuego piroclástico, nos eleve hasta tocar un pedacito de cielo. Y allí en la base, justo ahí donde reposa ese lunar que bien se esconde, descubro más temperatura. El rocio de mi aliento se evapora. El roce de mi lengua te estremece. Tu cuerpo todo convulsiona y un gemido se rehúsa a contenerse.

La lava busca una salida. Tú, toda tú, entras en erupción

martes, abril 20, 2010

Petición



Anoche, con mi pecho sobre tu espalda

y la noche cubriendo nuestros cuerpos

una sabana arrugada de testigo te escuchó

pedirme que te escribiera un poema.



Que más poema que tu piel bajo mis labios

o ese lunar que reposa ahí en tu seno

o tus dedos incitando mi osadía

o mi lengua peinando tu entrecejo.



Que más versos que tus piernas en las mías

o esa piel tan calentita que estremece

o esos labios, tu sonrisa, tu mirada

que piden más que un poema

en cada entrega.



Anoche, después de poner mi pecho sobre tu espalda

Los dos escribimos este poema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Directory Blogspot